brasilclinicas2

Una merienda sana y bucosaludable

El eterno dilema para muchos padres y madres

¿Qué poner de merienda a nuestros peques? ¿Qué podemos elegir que sea sano y saludable?

Los componentes básicos para un Desayuno Saludable son:

  1. Lácteos: La leche es un alimento que les ayuda a crecer y a estar más Los niños pueden tomar de 2 a 4 productos lácteos al día según la edad que tengan, aunque se recomienda sobre todo la leche y los yogures, además delimitar aquellos lácteos más ricos en grasas saturadas.
  1. Cereales: Son los que más energía les dan, puedes darles un bocadillo de, por ejemplo, jamón serrano o bien embutidos bajos en grasa. El pan de molde – y especialmente del que no tiene bordes-, es un alimento procesado y por su perfil nutricional, es menos recomendable que el pan tradicional. Además, si nunca han tomado hidratos de carbono integrales es aconsejable habituarles a hacerlo durante la merienda. De este modo, se mejoran los niveles de colesterol, triglicéridos y disminuye el riesgo de diabetes.
  1. Frutas: enteras y crudas, para aprovechar al máximo su  fibra, vitaminas y minerales. También son recomendables los zumos de fruta naturales –aunque en menor medida que las frutas enteras por su alto contenido en azúcar- y sería mejor evitar los zumos envasados. 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE EDUCAR A LOS NIÑOS SOBRE SALUD BUCODENTAL?

Hay tres razones fundamentales por la cuales es importante educar a los niños sobre Salud Bucodental:

1.- La caries y la gingivitis (inflamación de la encía) son las enfermedades bucodentales más comunes que afectan a los escolares.

2.- Las caries y la gingivitis pueden afectar incluso a los niños pequeños.

3.- La caries y la gingivitis pueden prevenirse o controlarse en gran medida mediante el cepillado con dentífrico fluorado (desde los 6 años) y modificando hábitos dietéticos.

Mediante la promoción de hábitos higiénicos y dietéticos adecuados en niños podemos disminuir las caries y las enfermedades de las encías:

  1. Cepillarse los dientes y encías con dentífricos fluorados después de cada comida, y siempre por la noche antes de acostarse.
  2. Reducir la frecuencia y cantidad de azúcares en comidas y bebidas.
  3. Visitar al dentista dos veces al año para detectar signos precoces de enfermedad bucodental.
  4. En ocasiones durante la erupción dental de los menores suele aparecer sangrado e inflamación gingival, es importante acudir al dentista y no alarmarse.

Redacción:

Carmen Ayora Méndez
Coordinadora
Asisa Dental Almería