Caries en dientes de leche. ¿Cómo actuar?

Cada vez estamos más concienciados en la salud bucodental desde edades muy tempranas, no obstante por diferentes causas pueden aparecer ciertas caries en dientes de Leche, vamos a ver los principales motivos, como detectarlas y ver qué hacer con ellas.
Un Niño no tiene por qué tener caries, como hemos dicho anteriormente a veces pueden aparecer, pueden ser por diferentes motivos, veamos algunos, así podremos evitar malos hábitos o corregirlos.
Una mala higiene: A ciertas edades el cepillado puede ser un poco rollo, y hacerlo puede costar mucho trabajo, es conveniente que el adulto haga ver al niño que el cepillado puede ser divertido (inventándose alguna historia animada) o incluso hacerlo a la misma par. Importante revisar el cepillado final.
Alimentación rica en Azúcares: Una alimentación con excesos de azucares como golosinas, bollería, refrescos, zumos etc. puede aumentar el riesgo de sufrir caries en dientes de leche.
Esmalte Pobre, predisposición genética: En este caso, no es por un mal hábito, es algo que el niño padecer y será más fácil que aparezcan caries, lo único que podemos hacer es estar más alerta, evitar al máximo el punto anterior de la alimentación y tener un control de higiene más exhaustivo.


Qué hacer si tenemos una caries en un diente de leche.
Cuando tenemos una caries de leche SI hay que empastarla. A los niños hay que tratarles las caries y evitarles infecciones, flemones y dolores. No podemos dejar la pieza dañada, es un foco de infección que puede tener repercusiones, incluso puede afectar a la pieza permanente que tendrá una función muy importante el día de mañana.
Los dientes de leche tienen varias funciones: Masticatoria, estética Y además sirve de guía para la erupción de la dentadura definitiva. Si perdemos los dientes de leche prematuramente, los espacios se cierran y la adecuada erupción de los dientes definitivos se ve alterada, saliendo posteriormente los dientes en una posición incorrecta o incluso pueden llegar a quedar retenidos dentro del hueso maxilar, al no tener espacio dónde salir.
Por ello quiero hacer hincapié en modificar en la medida de lo posible la alimentación rica en azucares, tener un cepillado exhaustivo, revisado por un adulto, y hacer revisiones periódicas con Su Odontopediatra de confianza.
En Asisa Dental nuestros Odontopediatras se encargan de cuidar y curar las sonrisas de los más pequeños de la casa, de una forma cercana cariñosa y divertida, hasta que llegue el Momento del SR. RANTONCITO PEREZ…

Un artículo de: Fania Jiménez