TU ODONTÓLOGO TE PUEDE AYUDAR A TENER UNA SONRISA BONITA

Hoy en día la estética se ha convertido en un factor fundamental a la hora de desarrollar nuestra actividad social y profesional, así como en un ingrediente importantísimo para cultivar nuestra autoestima. Dentro de estas consideraciones, no podemos obviar el protagonismo de una sonrisa bonita, que puede ser  nuestra mejor carta de presentación frente a los demás y una fuente de bienestar con nosotros mismos. Una sonrisa agradable es un signo de salud física y emocional.

EL ODONTÓLOGO COMO PROFESIONAL DE LA ESTÉTICA DENTAL

En primer lugar, el odontólogo es quien puede valorar si gozamos de una buena salud bucal y, si no es así, nos puede aconsejar las soluciones para conseguirla. En segundo lugar, es quien puede proponernos tratamientos adecuados en nuestro caso particular para mejorar el aspecto de nuestra sonrisa. Es importante saber que sin una boca sana no vamos a poder disfrutar de una boca bonita, por lo que es el dentista quien debe encargarse de la ESTÉTICA DENTAL.

En la actualidad la Odontología Estética se ha convertido en una especialidad en sí misma, pero también está muy relacionada con otras especialidades de la Odontología como la Ortodoncia, Periodoncia, Prótesis Dental, Odontología Conservadora, etc.

BLANQUEAMIENTO DENTAL

El tratamiento estético por excelencia en odontología es el blanqueamiento dental. Es fundamental para tener una sonrisa atractiva que los dientes tengan una tonalidad clara y de aspecto natural. El odontólogo dispone de medios cada vez más sofisticados para medir el color de los dientes del paciente y conseguir con sus tratamientos aclararlo. Lo deseable es que el dentista valore la edad, color de piel, tratamientos dentales previos y que el resultado final sea acorde con todo ello, huyendo de colores demasiado artificiales.

Normalmente, se utilizan productos en gel como el Peróxido de Carbamida o el Peróxido de Hidrógeno en diferentes concentraciones. La aplicación de estos agentes químicos puede hacerse en consulta por el profesional o bien en el domicilio por el propio paciente (siempre siguiendo las instrucciones de su dentista). A veces se aplican también agentes físicos como la luz ultravioleta. La duración y el tipo de blanqueamiento a emplear deben ser pautados por un odontólogo en función de cada paciente.

No es aconsejable, y puede ser peligroso para la salud bucal, realizar blanqueamientos dentales sin la supervisión de un  odontólogo y/o con productos cuya idoneidad no esté avalada por los organismos sanitarios (p.e. productos comprados por internet o en perfumerías, etc). Sin estas garantías, podríamos provocar problemas de sensibilidad dentaria o abrasiones en el esmalte dental.

TRATAMIENTOS DE ORTODONCIA

Los tratamientos ortodóncicos consisten en utilizar aparatos fijos o removibles para colocar los dientes en una posición adecuada para conseguir una mejor oclusión (engranaje de las piezas) y estética. Hoy en día se pueden llevar a cabo tratamientos de ortodoncia a cualquier edad, también en adultos y de forma muy discreta estéticamente (ortodoncia invisible tipo INVISALIGN, ortodoncia lingual, bracketts de porcelana…).

Nuestro ortodoncista puede contribuir de manera muy eficaz a que obtengamos una sonrisa armónica desde el punto de vista funcional y estético

TRATAMIENTOS PERIODONTALES

La salud de nuestra encía y la forma en que nuestra sonrisa deja ver mayor o menor cantidad de la misma, es un factor estético de primer orden. En muchas ocasiones, antes de emprender otro tipo de tratamientos de estética dental, es necesario ser tratado previamente por un especialista en encías (periodoncista). Es importante partir de unas encías sanas y  a veces incluso se realiza un “contorneado gingival” para que los tratamientos que hagamos después sobre los dientes tengan un resultado estético óptimo.

CARILLAS DENTALES

Las carillas dentales son otro de los tratamientos clásicos de la Odontología Estética y sus resultados consiguen ser espectaculares en muchos casos, siendo además en general tratamientos bastante conservadores con el tejido dentario. Consisten en fijar sobre la cara externa del diente una fina lámina de material con la forma y color deseados, dando así al mismo el aspecto deseado.

Existen dos tipos de materiales para realizar las carillas: el composite y la porcelana. En cada caso el odontólogo nos aconsejará cual es el mejor para nuestra situación particular. Cada material tiene su técnica específica, sus ventajas e inconvenientes.

CORONAS DE PORCELANA

Hay veces en que los cambios a realizar en una sonrisa son muy profundos o hay que realizarlos con mayor rapidez, por lo que merece la pena “tallar” las piezas dentarias para colocar coronas totalmente realizadas en porcelana. Hoy en día las porcelanas consiguen unos niveles de calidad, resistencia y estética muy altos, imitando cada vez mejor el esmalte del diente natural. Las coronas estéticas por excelencia son las de DISILICATO DE LITIO (p.e. “coronas e.max”).

Estos tratamientos altamente estéticos deben ser realizados por un  profesional experto que haga una correcta valoración del tipo de tallado a realizar, cantidad de coronas a colocar, tipo de oclusión del paciente, etc…

CONCLUSIÓN

En resumen, diremos que en la actualidad  todos podemos aspirar a lucir una boca atractiva y que el odontólogo es nuestro mejor aliado para alcanzar con éxito este objetivo, lo cual puede hacer que nos sintamos mejor con nosotros mismos y que ofrezcamos a los demás el mejor regalo: nuestra sonrisa. En Asisa Dental te ofrecemos todos estos tratamientos para que nunca dejes de sonreír. ¡Ven a realizar tu primera visita de forma gratuita y comienza tu gran cambio!

Dra. Teresa Vizuete Moya

Asistente de Dirección Clínica Menéndez Pelayo – Asisa Dental.